jueves, 10 de noviembre de 2016

Premio Inventor Europeo 2016: El chip de papel

“La naturaleza es perfecta, da soluciones para casi todo. Si la imitáramos más, a todos nos iría mejor”. El consejo no viene de Salvemos el Planeta, sino de la científica Elvira Fortunato, que se dedica a fabricar chips... de papel.

Directora del Centro de Investigación de Materiales (CENIMAT) de la Universidad Nova de Lisboa, Fortunato (Almada, 1964) es finalista del Premio Inventor Europeo 2016, aunque sus transistores de papel ya tienen ocho años de vida. Ha cosechado bastantes premios internacionales y, lo mejor de todos, dinero para seguir con sus investigaciones.


“Desde el comienzo, el ADN de nuestro laboratorio se basó en trabajar con materiales abundantes, y por tanto, muy baratos, y no contaminantes”, explica Elvira Fortunato. “Nos centramos en una electrónica flexible, apta para incorporar a cualquier objeto y superficie, y ecológica".


El fruto más impactante es el transistor de papel. “Aislamos el semiconductor con un simple folio. No empleamos silicio, como en los clásicos chips; usamos óxido de cinc, que es más abundante que la arena del silicio, y además no es tóxico. Esa es nuestra doble innovación”.


Los chips de papel no son ciencia ficción, ya se van incorporando a la industria. La sanidad de Finlandia y Suecia los incluyen en frascos de medicinas y así controlan, aparte de su caducidad, si el paciente se toma las píldoras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada